viernes, diciembre 03, 2010

No pre-jubilemos el talento

57 años, licenciado, expediente intachable, 20 años de trabajo en la compañía, con formación continuada, ... y GANAS DE TRABAJAR ¿Cuántos perfiles así han copado las listas de "despedibles" de las compañías en los últimos tiempos?

Entiendo que puede haber varios motivos para ello, si bien me temo que el principal será el económico: salario elevado, derechos adquiridos durante los 20 últimos años, etc... Sin embargo desde mi punto de vista estas políticas de reducción de costes están descapitalizando a las compañías de su activo más importante: el Know How (y probablemente el Know Who). Por ello llevo tiempo dándole vueltas a una idea que permita aprovechar ese conocimiento y que además revierta en una mejora o beneficio para la economía española: ¿por qué no ofrecer a determinados perfiles que actúen como mentores de nuevas contrataciones jóvenes a cambio de desgravaciones fiscales?

La idea (obviamente no soy experto en materia laboral como para articularla por completo) sería la siguiente: aquella empresa que tenga a empleados que superen una determinada edad (pongamos 55) y que tengan unos conocimientos considerados "importantes" por la compañía tendrá una alternativa al despido / prejubilación: ofrecerles pasar a ser "mentores". En caso que lleguen a un acuerdo, supondría unos beneficios fiscales para la empresa que, como contraprestación, deberá contratar un empleado joven con un salario mínimo estipulado (en mis cálculos el salario bruto debe ser como el 30-40% del salario bruto del mentor con un mínimo de 20.000€).

La idea básicamente radica en la supresión de los pagos al estado en el pago al mentor, tanto los que realiza la compañía como los que realiza el trabajador:

La Empresa ahorraría:
  • Cuota patronal a la SS (Desempleo, Contingencias y FP) ~ 29,7%
  • FOGASA ~ 0,2%
  • IRPF
  • Cuota Seguridad Social
    De esta manera la empresa ahorra y el empleado mantiene el mismo salario y los derechos adquiridos (a pesar de no tributar durante los años como Mentor). El que sale perdiendo es el Estado, ya que deja de ingresar ese dinero, pero dicha situación se mitiga con la contratación del perfil junior, que tributa con absoluta normalidad, con lo que supone unos ingresos según los puntos detallados anteriormente y, además, ahorra el pago de la prestación por desempleo a dicha persona.

    He simulado un par de escenarios y la empresa ahorra (aún teniendo 2 personas en lugar de 1) aproximadamente el 10% año tras año.

    El análisis de pros-contras es el que sigue:


    Ya lo he dicho previamente, no soy ningún experto en materia laboral, pero creo que ésta puede ser una buena medida para lograr alargar la vida laboral de muchas personas que, de lo contrario, se encontrarían con serios problemas para encontrar trabajo, retener el conocimiento en las empresas, reducir el paro, y dar oportunidades de valor a los jóvenes.

    ¿Cómo lo veis?

    2 comentarios:

    Alvaro - exKCota dijo...

    Una buena idea.

    ¿Seguro que se te ha ocurrido a ti? ;-)

    Fernando dijo...

    Hola Diego, viendo tu blog
    me parece muy apropiado el articulo que cuelgas. La verdad es que es un tema bastante caliente y te apoyo al 100% en esta idea. Nosotros todavia somos muy jovenes y aunque estamos deseando aportar nuevas ideas que muchas veces son detenidas por la gente más experta(con más años en la empresa), el apoyo de nuestros superiores en cargo y en edad es muy necesario para dar una consistencia solida a nuestras ideas.
    Me parece muy buena la idea del mentor. Si señor.
    Un saludo.
    Fernando Lozano